“La derrota más dulce”. El Juvenil asciende a Liga Nacional. Crónica/galería fotográfica.

“LA DERROTA MÁS DULCE”

Los jugadores celebran el ascenso a Liga Nacional

Ciudad de Cuenca C.F. 3-2 Calvo Sotelo Puertollano C.F.
Ciudad de Cuenca C.F.: Sebastián(Mario Cañada), Requena, Herráiz(Alfonso), Pablo Blasco, Joel(Soliva), Jorge, Pablo Polo(Cervera), Llanos, Guadalajara, Bascuñana(Álvarez), Iradier.
Calvo Sotelo Puertollano C.F.: Salva(Rodri), Vicen, Samu, Fernando Olmo, Luis, Guille, Alberto, Raúl Caja, Juan, Ivi y Rodri.
Incidencias: partido de vuelta de play-off a Liga Nacional. Nutrida presencia de aficionados del Calvo Sotelo Puertollano.
Arbitro: Miguel A. Toledo Galindo.
Goles: 0-1 Luis (m.1’) ; 1-1 Bascuñana (m.8’); 2-1 Iradier (m.11’); 3-1 Roberto (p) (m.25’);
Nunca una derrota puede dejar un mejor sabor de boca. Los chicos de Valerio consiguieron la única derrota en toda la temporada, el Ciudad  de Cuenca ha sido el único equipo capaz de derrotarle, pero no pudo arrebatarle el ascenso a un Puertollano que golpeaba primero en La Beneficencia, apenas se había sentado el público en las gradas, Luis remataba de cabeza en una jugada de córner.

Luis marcaba apenas iniciarse el encuentro.

Parecía que todo estaba encarrilado con ese gol tempranero, pero nada más lejos de la realidad ya que el Cuenca en apenas 10’ min. le daba la vuelta en el marcador con goles de: Bascuñana e Iradier. La incertidumbre en la eliminatoria vendría en el 25’ cuando Roberto Llanos marcada de penalti.
 Los conquenses estaban a tan solo un gol del ascenso, eso motivo que a los puertollanenses le entraran los nervios, no encontraban su estilo de juego, usando más de la cuenta el juego en largo. Aunque bien es cierto, que de esta forma estuvo a punto de marcar del segundo, justo antes del descanso, cuando Juan recibía un balón pasado y en vaselina remataba ante la salida de Sebastián.
Tras la vuelta de vestuarios el partido cambió por completo, ahora sí era el Calvo Sotelo dominador que nos tiene acostumbrados, ya con Santi en el campo, los azules dispusieron de dos ocasiones claras para haber marcado, pero ni Juan ni el propio Santi acertaron.

Manolo marcaba el tanto de la tranquilidad.

 La incertidumbre y los nervios pasaron ahora de parte conquense. Se dio cuenta de ello el míster industrial y metió más chispa en la parte de arriba, se retiró Alberto por lesión y, salió Manolo, el que al final se convertiría el héroe de La Beneficencia, ya que sería él el que en los minutos finales marcaba el tanto que prácticamente daba el ascenso a Liga Nacional.
Los hombres de Valerio, tras una temporada brillantísima, consiguieron el ascenso en La Beneficencia ante un buen equipo, como es el Ciudad de Cuenca.

GALERÍA FOTOGRÁFICA: